Land-01.png

almendra

    edición final

Spinetta

entrevista

 

— Premios

Entonces yo con mi trabajo lo único que quise hacer siempre es eso, llamar la atención. Pero llamar la atención para algo más bello. Pudo haber salido bien o mal, pero esa fue la idea y ahora la tengo pero recontra más clara que cuando tenía 20 años y todavía me tomaba una acido para ver si veía un hongo volador. Ahora soy muy responsable de lo que hay que hacer, y por eso no me banco a los infradotados que con tal de figurar te escriben unas canciones de mierda.

Lo que más odio son los músicos directamente comerciales, que lo único que les importa es hacer un hit y ganar de a 300 mil dólares y va, va, grandes de muzzarella de este tamaño, entendes? Eso no lo tolero. Me parece gente mala, que le hace daño a la gente. Serán artistas buenos, pero son malos. No les importa nada más que el ego y el hit. Aparte se comprobó no una vez, sino cientos de veces que los tipos que arrancaron con algo comercial y después dijeron: “Bueno, como ahora ya tengo plata me voy a hacer algo en serio” no les sale nunca más. Por lo menos tienen que vivir una aventura de sufrimiento, un volver a nacer y morir, y volver a nacer otra vez para empezar eso, que si no estuvo desde el comienzo esta torcido.

Recién cuando estábamos en el hall del hotel veía a una señora con sus hijos que se acercó y estaba llorando de emoción, de todo. Eso significa que vos llegas al alma, y que eso no se compara con ningún otro éxito. Por otro lado no me han faltado éxitos de nada, tengo Premios Konex, Premios Gardel, Premios… Magaldi. No me importan, los tiene mi madre por ahí y son unos pedazos de hierros horribles.

 

Mi premio es esta revista, mi premio es que te vengan a ver los pibes ecologistas y quieran que vos te pases un rato con ellos, grabando y filmando y hablando de estas cosas. Ese es el premio, el respeto, el amor a lo que hacemos es el premio. Otros premios no existen, el mismo premio es la entrega. Vos ves que de noventa artistas, solamente hay tres que hacen lo que tiene que hacer con los huevos bien puestos, el premio es figurar entre esos artistas que vos sabes que son de ley, y no que son unos farabutes que les importa un carajo todo, que lo único que quieren es ir a Sadaic y cobrar unas guitas así, viste?

Lo que sí me revienta es que sea estrella total una retardada o retardado que no pudieron pasar de tatatata, eso no, eso me da bronca. Pero no les envidio en nada, al contrario, el mundo perceptivo este es valioso, el mundo ese es rico en riqueza pero chato en el alma. Eso lo detesto.

— Rock

 

Lo que no me gusta el rock que se dejó estar, y hay mucho de eso. Como que tatata, tres tonos y listo. No era esa la idea ¿entendes?

No era esa la idea que yo tenía de esto, yo creo que tiene que haber creatividad y polenta constantemente. Cuando veo que las bandas se dejaron estar y te mandan una letra de mierda, media rolinga y eso, ¿sabes qué? No me lo banco. Eso ya lo hicieron antes, hace 40 años que lo vengo escuchando. No me sorprende y no me llega la letra, pero no te hablo de ninguna banda en especial.

Aparte, por otro lado, hay bandas que la gente los sigue de una manera tan grande, tan masivos son, que se supone que algo han de tener. Que yo no lo vea no quiere decir que no lo tenga. Bandas que por ahí, qué sé yo, pudiendo tener una intención totalmente creativa te salen con unas cosas que da vergüenza ajena, eso no lo tolero.

Me gusta más directamente un cuarteto de Córdoba que rockeros haciendo cuarteto. Para que veas dónde me sitúo con respecto a eso. Porque todas las bandas tienen virtudes, hasta la que menos le pueda gustar a uno quizás tiene un violero bárbaro.

Por ejemplo para mi Almafuerte me parece una cosa del siglo pasado, no sé cómo explicarlo, lo que piensan y lo que sea, pero el violero es bárbaro como toca, ¿entendes?Entonces rescato la parte musical, lo que no me gusta no puedo hacerlo. Es una cuestión entre estética y un poco de inteligencia para saber el entorno en donde vivimos, en un país que lo han hundido en el asesinato, en la miseria, en la coima. Y esta gente parece que pertenece a eso, la coima musical.

 

La verdad que mucho de lo que le llamamos rocanrol es como subirse a una especie de moto e irse a la mierda, Enseguida te das cuenta que son de tiro corto, hace así la balita y cae ahí nomás. Cuando en realidad para defender al pueblo y a la gente hay que darle algo que la eleve, y por lo tanto el tiro tiene que apuntar alto, si no le seguís dando algo espurio de alguna manera.

Por ejemplo, una cosa es ir y comerte un tamal y otra cosa es ir a una hamburguesería de esas y morfarte algo que no sabes ni lo que traen. En la música es lo mismo. Que entre por los oídos no quiere decir que no lo digieras y que todo tu ser adquiera esa energía y la procese, la evacue, eso es como una intoxicación para el cuerpo, ni más ni menos. Lo que pasa es que no se nota en jaquecas, o en fiebres. Aunque a mí me da fiebre. Yo escucho porquerías y por dentro siento una araña que me dice: como podes. Porque no me lo banco ya, no me importa un carajo el rockanrol, pienso que se fue bien a la mierda, no solamente acá sino en todos lados.

Lo que pasa es que me molesta cuando las bandas de rock en su afán de éxito y en su ambición confunden el camino y empiezan a escribir unas canciones de mierda, y la gente no tiene por qué escucharlo. Te muestro algo que me dieron ahí en Córdoba, solo para mostrarte la necesidad, impostergable, creativa. Mira lo que es esta letra: “Otra vez pisando el mismo pasto, otra vez la puerta y el umbral, otra vez mi vieja que me llama y el abrazo y la nena de papa”. Mira todo lo que escribió, entendes? Y todo en prosa. Esto es lo que nos salva de la miseria total y espantosa, siempre esta esto.

— País

 

Ahora lo que hay es como miseria y dejadez, y lo ves en todas las ciudades pequeñas, en los lugares pobres como La Rioja, en Tucumán, y yo me enfermo. Yo veo eso y quiero irme de acá. Yo quiero ver una Argentina hermosa, completa, limpia, donde la gente se solidarice, que tiren para adelante, y eso no se ve. Se ven solo pequeños intentos. Y eso de alguna manera eso repercute mucho en mí, en el sentido de que es un llamado de atención permanente a no vincularme con aquello que, de alguna manera, me degrade a mí en algo. Porque somos lo que damos, y damos lo que somos.

Entonces si no te orientas bien, que se yo, podría estar metiéndome mierdas encima y se terminó lo que yo quería dar, que era eso que a mí me parece bello o que puede elevar un poquito el espíritu de la gente.

 

Entonces yo creo que los músicos tienen una responsabilidad. Los poetas, los escritores, los científicos, los jurisprudentes y los milicos, todos los cuerpos sociales creo que de alguna manera se deberían sentir obligados a proteger a la gente y a poder cubrirla. Al delincuente no, que vaya preso. Pero a la gente que sí sigue laburando y ve cómo le bajan la caña en todos lados, que le quitan las tierras, en vez de aliviarles los impuestos al que menos tiene le alivian los impuestos al que gana cuatro lucas, cinco lucas. Entonces vos ves que es una lucha que no tiene fin.

 

Y por otro lado, es una lucha muy bacana la mía ¿entendes? Tengo la viola y con eso me manejo. No puedo ocultar mi parte, que tenemos todos, de cabrón y de boludo. No soy Mahatma Gandhi, soy Luis, y tengo defectos como todos. Pero que la orientación estética y artística se dirija siempre hacia ese lado, hacia un lado elevado. Para mi es así.

Lo mismo con un tipo que juzga a los criminales, tiene que tener la cabeza elevada para saber dónde bajar la caña y dónde perdonar. Entonces es un problema de Educación y Salud. Pienso que este país necesita cincuenta, cien, ciento cincuenta años de Educación y Salud, Salud y Educación, y ahí recién va a venir una generación con la cabeza clara. Recién ahí va a aparecer, no ahora. Pero uno cuando ya es grandecito, y ve que en vez de haber crecido nos fuimos para atrás.

Yo soñé con un país diferente, hermoso, y quise hacer lo que yo creía que hay que hacer para empujar para ese lado, y lo sigo haciendo.Eso no quiere decir que lo logré, pero sí que otra gente se contagie de eso y le meta pata por ese lado. Aparte, no soy el único que está en eso. En otros campos, y salvando las diferencias estéticas o de criterio musical, un pibe como León (Gieco) vive ayudando, admiro mucho toda esa parte de él, luchadora y solidaria con la gente, con la gente más pobre. Vive ayudando en serio.­­

Ecos

 

De todas maneras estoy muy atado a la tragedia de Santa Fe. Estoy muy atado a eso no solamente porque Vera (Spinetta) va a ese colegio y estaba loca por ir a ese viaje que terminó en una tragedia tremenda, y era para ayudar a una Escuela de Piquilipi en el Chaco.

Los pibes al volver de su misión de ayuda solidaria, unos pibes aparte vos no sabes, me muestran las fotos y yo que soy papa de una nena que tiene tres años menos, yo estoy muerto desde ese día. Porque le pasó a mi hija, mi hija estuvo una semana que no sabíamos quién era del dolor y el shock emocional, no están acostumbrados a perder a lo más querido, sus amigos.

Entonces esto me ha hecho una obligación más grande, una triple obligación en mí, y si es más que así sea. No solamente porque Vera va a ese colegio, de hecho los padres también me preguntaban: ¿Y si Vera no fuera a este colegio vos también nos ayudarías?

Y yo le dije: La verdad que no sé. O sea, estaría espiritualmente con ustedes, de hecho cuando yo leí la noticia en el diario me puse a llorar porque se murieron pendejos sin pensar que era del Colegio de mi hija.

Porque nos han tocado ir, con mi ex señora la mamá, a despedirla a Vera a las 8 de la mañana en un micro de esos que se van a Entre Ríos o a El Palmar, y volvieron sanos y salvos. Pero así fue con es tos otros padres. Les decís: Chau mi vida, una lagrimita, se te hace el nudo, y ahí te despediste flaco. Entonces estos viejos, muchos están hechos mierda que no se puede ni reunir, pero hay otros que son muy fuertes, y que entre llanto y llanto, van, van, van. 

Ahora tienen unas posibilidades porque estuvieron con el Presidente (Kirchner), y quizá la futura Presidenta (Cristina), que son buena gente. Yo lo conocí al Presidente y me pareció un tipo… que realmente tiene mucha mierda alrededor. Es decir, la oposición, la gente, la Iglesia, cosas que son clásicas de nuestra cultura política. De la injerencia de las fuerzas armadas, de la cruz, de todo eso. ¿Y todo para qué? ¡Para desgracia del pueblo! Pero ahora con este tipo Derechos humanos, derechos humanos, derechos humanos y derechos humanos.

Entonces estos padres estuvieron ahora con gente del Gobierno y han recibido un brazo muy fraterno, y se les cambio un poquito la película, porque no quieren que se les monte ningún político ni nada, y me parece bárbaro. Pero yo creo que para llevarlo a Ley del Senado y que lo aprueben todos tiene que haber, como dijo León, alguien que realmente tenga peso político ahí, para que se haga Ley si no va a quedar en una blableta y no se hace nada.

Salud y Educación, para que dentro de 60 años empiecen a crecer buenos jueces, con la cabeza bien alimentada, con todos los nutrientes en el cerebro, bien educado, bien protegido por la ley y por las familias. ¿Entendes? Protegido, para que nazca un buen juez, un buen milico, un buen cana, con otra mente aunque sea dentro de su misma especie de locura.

Entonces bueno, yo estoy con eso, la verdad que estoy muy jodido con eso y hablo constantemente con los padres. Ayer hablé con Bravo, que es el padre de uno de los pibes, Benjamín Bravo que murió. Un violero buenísimo que tenía 17 años, apenas empezó a tocar la guitarra y ya tocaba bárbaro. O sea que es muy desesperante, y esta gente en vez de tirarse a llorar, o a ir al psicoanalista o irse de viaje, quieren que sea Ley nacional la Educación vial desde la primaria, y nosotros los vamos a apoyar con todo. Aparece por ahí Ricardito Mollo, quien no tiene una hija en el colegio, o aparece León que menos, y están ahí al lado mío que yo lo sufrí de cerca porque vi lo que le pasó a Vera. Por supuesto que uno va a estar y está de hecho contra todas las causas, yo cuando leí la noticia pensé: “Se mataron pibes en un micro” y a las dos horas eran los compañeros de mi hija. Casi me muero. Vera no podía ir porque ella es de Tercero y estos eran de Quinto, no hubiese ido ni aunque quería, porque había cola, ¿me entendes? Hay otro que al hijo, como venía sacando malas notas lo castigo, y le dijo: “Vos no vas un carajo al Chaco, ahora te quedas acá por haber sacado cero” Te quieres pegar un tiro en los huevos.

Yo tengo cinco nietos y cuatro nenes divinos, los conocemos: Dante, Valentino, Cata, Vera. Ya tengo cinco nietos, y te digo, que me lleva el diablo pero que no me pase eso en la vida por favor. Encima no sé si uno saldría como esta gente a lucharla, a lucharla eh, ir a hablar con lo que sea, y vamos, vamos, vamos. Es una fuerza muy grande, y lo mismo es la fuerza de la gente está que ha hecho este Show, es una maravilla. Yo me siento un privilegiado por venir a este hotel, mira como me reciben. Esto sirve para que podamos hacer esto. En otros casos no, sirve para que vengan uno conjunto de pelotudos de Gran Bretaña que al lado de los conjuntos de acá son una mierda. Yo prácticamente no coincido más con nadie, pero no importa. No tengo por qué coincidir. Y ahora no estoy más tranquilo y porqué tendría que estar, como dice la letra del flaco (García). Aparte a mí los años me ponen más cabrón viste, porque ya vengo viendo esto y digo ¿Pero cuando van a terminar?

Revista

 

Esta revista es un halago muy grande para mí, me hace sentir más responsable todavía. No solamente por lo que significó la banda Almendra, que no soy yo solo, sino que era una banda de cuatro que todos interactuaban muy creativamente entre sí, y crearon eso, para bien o mal. Es un halago también porque es como si fuera una flor en el desierto. Surgen cosas de donde uno no las espera, cosas con una estética muy buena además. Es muy halagador para mí. Me gustaría contribuir de una manera más estable. Puedo escribir, puedo mandar escritos, poesías.

El diseño también es muy bueno. Pero lo bueno es que rescatan cosas como el tejido, o la alfarería, el canto de la zona. Con poetas, con científicos, está cubierto un poco de todo. Me encanta, no solamente por el nombre de la revista, sino que me agrada mucho el hecho de que se animen a hacer eso, que es un poco como me siento yo. Por eso es muy importante que la sigan haciendo a la revista. Y por supuesto que yo como miembro de Almendra estoy orgullosísimo de que hayan usado ese nombre. Está muy bueno, los felicito y cuenten conmigo.

Créditos